¡EL PADRINO!
Una película que no podrás rechazar

Desde que vi por primera vez El Padrino parte I, ha sido mi sueño conocer Sicilia (vale la pena mencionar que Al Pacino se convirtió en mi actor favorito a la fecha). Pienso que ni siquiera tenía la conciencia suficiente para comprender todo el contenido de la película, pero aún así quedé fascinada. La música, la fotografía, las actuaciones, todo te envuelve en el mundo de la cultura italiana. Cultura que es tan distinta a todo lo que conocemos, y al mismo tiempo, tan parecida a la de nosotros; situación que hace tan fácil el poder identificarte con lo que ahí sucede.

Y es que la mafia italiana (y en especial la siciliana) es el origen del narcotráfico, una realidad de la que es imposible escapar actualmente, y menos aún viviendo en Sinaloa. Es por eso que me impactó tanto esta historia. Cuando estaba en la universidad intenté leer el libro de Mario Puzo, pero yo ya había cometido el error de ver las películas primero y no me atrapó tanto como éstas.

Coppola y Puzo comparten créditos por el guión de la trilogía, y hacen un trabajo excelente… Bueno casi. Considero que la parte I y II son unas obras de arte, podemos olvidarnos de que existe la III ¿sí? Esa última parte no debió haber existido, entiendo que se trató de dar un “fin” pero el guión no está cerca de ser tan bueno como los otros dos, y se nota, se nota mucho.

Tampoco se trata de sobrevalorar esta franquicia, sino de darle el reconocimiento que se merece, tal cual. Es considera una de las mejores películas de todos los tiempos, y no es por lo menos.

Hoy, 47 años después de su estreno, la marca Puma decidió lanzar una edición especial sobre The Godfather, siendo la silueta Roma, la estrella del show. Dicha silueta vio la luz del día desde el año 1964, es una de las más famosas y características de Puma. ¿Y qué mejor que dedicarle un par de diseños a El Padrino? Todo el asunto me resulta muy poético.

Me encanta que uno de los modelos sea en honor a Woltz Studios, una de las escenas más icónica del filme. Yo no sé, pero cualquiera que la haya visto por lo menos una vez, no podrá olvidarla nunca. O sea, solo imagina tener la cabeza de tú caballo cuando despiertes, en tú cama. Es simplemente traumático. Yo no me negaría a nada después de eso, ¿y tú?

Pero el elemento que más me encanta de toda esta experiencia (porque esto es más que una película, es una experiencia total y completa), es la música. La banda sonora de la franquicia es tan identificable, tan única, te transporta a tierras completamente nuevas y te hace sentir que de verdad estás caminando por las calles de Sicilia. Nino Rota hace un trabajo excelente representando toda esa vida de manera melodiosa. Yo te apuesto que aunque no hayas visto las películas en forma, si escuchas la melodía, sabrás que se trata de El Padrino.

La mitad de las personas que conozco no han visto la trilogía, y la otra mitad asegura que la vio pero que no fue de su agrado. Honestamente, les pido que le den otra oportunidad. No es la típica película de acción, es lenta, hay muchos diálogos (súper icónicos por cierto y una de las cosas que más representan la genialidad de esto) pero se toma su tiempo para envolverte, y si pones atención, encontrarás todas las maravillas audiovisuales que te ofrece la historia de vida de El Don.

Diana Angulo